Mal de ojo

Lo que ciertamente me preocupa es que cada vez me duelen más los ojos. Umbral diría que es la prosa leída la noche anterior, que se queda ahí, cuajada, enconada en cada ojo, infectada bajo el párpado. El doctor De Pablo, un hombre de ciencia, más pragmático que Umbral, me dice que es el primer capítulo de la vista cansada de la crisis de los cuarenta. Yo estoy convencido de que es alguna idea mal parida, un aborto de pensamiento, un engendro mental que se ha desviado de su camino, que lucha por salir por donde puede de su estancamiento y ahora me golpea donde más duele.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s